Entradas

Cuatro millones de años

Dicen que las diferencias entre dos personas se deben a nuestros cuatro millones de años de evolución. Parecen muchos pero son en realidad muy pocos. Comparados con otras especies, somos apenas un ramillete de flores, la mayoría secas, en un gigantesco majuelo alcanzado por la primavera.

¿Cómo puede la biología explicar cada uno de los pequeños insultos ocultos en una conversación educada? ¿Es posible que los genes hilen tan fino, planeen una estrategia tan afilada contra los sentimientos de otra persona? ¿Cómo sabe tu ácido desoxirribonucleico dónde iba a terminar esto?

Cuatro millones de años no lo explican pero tu portazo sí.

Clavos

Era el truco más importante de su vida, con el que quería vencer a su padre el destino y su madre la desgracia, según los cuales nada le había salido ni le saldría bien en la vida. Intentó lo más complicado, varios trucos a la vez, haciendo la extraña cuenta de que juntando mañas en las que era mediocre podía sumarlas para hacer un éxito.
De pie sobre su cama de pinchos, las manos ocupadas en malabares con antorchas y un puñal tragado hasta media garganta pero al faquir lo que le sentaron mal fueron los clavos. Dos cajas se había tragado. El público contenía el aliento con los dedos y los dientes agarrotados, tan ilusionados con el éxito como expectantes por el fracaso.
Al faquir no le sentaron bien los clavos, decía. De hecho, mal, muy mal. Lo primero que el público notó fueron unos espasmos abdominales. La desnudez del disfraz, taparrabos blanco y turbante azul, dejaba ver al estómago culebrear hacia arriba. Al llegar la contorsión aquella hasta la garganta, en las filas más cercanas …

Comunidad

Imagen
Hace tiempo me prometí que que reactivaría este blog con una respuesta al post de José Manuel Real en PiedraPapelD20 sobre la comunidad rolera y un posible manifiesto de la misma, inspirado en un manifiesto punk, cosa que de por sí ya me hace interesarme por el asunto. Pero he tardado tanto en entrar al trapo que, más que una respuesta, voy a dar continuidad a una conversación que considero importante en la que ya han entrado, al menos, Unai Rojo y Pablo de Santiago, aportando mi visión a este tema partiendo de las suyas y entendiendo que se complementarán en muchos puntos. Bien, al lío.

He de decir que no podría estar más de acuerdo con la premisa, expresada en el artículo de José Manuel, de que identidad no es comunidad. Tenemos la perniciosa tendencia a hacer esa identificación entre "conjunto de personas que crean, editan, llen o juegan rol" y "comunidad rolera"; pero eso no es una comunidad, es un mercado, como apunta también Unai. Llamar comunidad al mero escr…

Los perros mayores sí aprenden trucos nuevos.

Imagen
Debéis de perdonar que abandone el tema principal de este blog por este post para tratar un asunto nada relacionado con él, pero que para mí se ha vuelto importante.



Mi familia y yo hemos adoptado un perro, una hembra de 9 años. Actualmente hay miles de perros esperando adopción en protectoras de toda España y se abandonan cien mil perros cada año. Lo voy a decir otra vez: cien mil. Bajo esta circunstancia, acudir a tiendas de animales o criaderos para tener un animal de compañía nos hubiera parecido un absurdo.

Pero el motivo de esta entrada va más allá de comentar la incorporación de Tesla a la familia. Quería comentar algunos argumentos sobre la adopción de perros, sobre todo para resistirse a ella, que he escuchado a lo largo de los años.

"Prefiero un cachorro para educarle a mi manera". Salvo que tengas un título de adiestrador, experiencia o el sentido común de dejarte asesorar por alguien que sepa de verdad, educar a un perro es una tarea más complicada de lo que pare…

Desmontando a Cthulhu

Imagen
En los dos últimos años he estado trabajando en una serie de ideas sobre  Cthulhu, la simpática criatura lovecraftniana que hemos estado viendo hasta en la sopa desde que expiraron sus derechos. No me quejo, es uno de mis tipos favoritos.

Precisamente porque lo es, lo estoy llevando en mi mesa de juego más veterana (por desgracia, también la que menos a menudo tengo oportunidad de reunir) en una dirección distinta de la clásica. ¿El problema? Este monstruo es un imaginario que está por encima de todos nosotros. No puedes cambiarlo tanto que sea irreconocible, ponerle de nombre "Cthulhu" y esperar que se obre el milagro. Puedes cambiar su aspecto tanto como quieras, pero hay piezas de su ser sin las cuales la criatura no funciona porque no es ella. Estas son las que he elegido y con las que estamos jugando. Se agradecen opiniones.

Cthulhu no nos habla y no entenderíamos su idioma; Cthulhu sueña con nosotros para hacernos llegar su mensaje.No importa su forma, no tiene una con…

Diario online de mesa de juego.

Imagen
Cinco meses ha durado esta reactivación del Carrusel Bloguero y tengo la misma sensación que Eban, el anfitrión de este mes: la de estar dando una última patada al caballo a ver si está vivo o muerto. ¡Que no se diga que no lo intentamos!

Este mes, nuestro anfitrión ha escogido un tema que ambos conocemos bien, jugar al rol online. Dado que él ha hecho una estupenda relación de métodos, yo voy a centrarme en una herramienta online que uso durante las sesiones: el diario de mesa de juego.

Es algo que he usado un par de veces y tiene buena acogida. Es bien sencillo y seguro que otros lo hacéis también, pero merece la pena repasarlo por si aporta ideas a algún grupo de juego.

Abrimos un documento compartido online que podamos editar desde el PC, la tablet o el móvil (google docs). En ese documento el director de juego va escribiendo algunos hitos de la partida, como nombres de lugares, sucesos que han ocurrido, etc. Los jugadores y jugadoras también tienen acceso al documento de tal mane…

Geocaching como herramienta de difusión local.

Imagen
El geocaching, una afición que me presentaron hace unos tres o cuatro años y que practico cada poco tiempo, solo o en familia, es un juego o deporte (según a quién le preguntes) que consiste en esconder caches o "tesoros" en cualquier lugar, anunciando después su localización GPS en una página web, incluyendo a menudo algunas pistas. Estos tesoros son después encontrados por otras personas que siguen las pistas que has dejado. En el contenedor se suelen incluir un bloc o papel para dejar tu firma y un mensaje como prueba de haberlo encontrado y a menudo una serie de objetos de pequeño valor a modo de recuerdos que te puedes llevar mientras los sustituyas por objetos de valor similar. También puedes dejar objetos sin llevarte nada a cambio. Lo bonito del asunto es cuando un objeto empieza por ejemplo en Segovia y a base de pasar de contenedor en contenedor acaba en Rjukan, Noruega.

Alrededor del municipio donde resido hay como una veintena de puntos de geocaching que son visi…